Santillana Venezuela

9/26/2011

Las competencias y su relación con el desempeño y la idoneidad profesional

Tendencias y expresiones
en el tratamiento teórico de
LAS COMPETENCIAS

Subir texto Bajar texto Imprimir

Este término es el resultado de variables relacionadas con el desempeño de los profesionales en el variado mundo del trabajo y el desarrollo de la sociedad en general. En la evolución del concepto, un elemento aceptado entre los estudiosos de esta temática es sin dudas la afirmación de que para que una persona lleve a cabo exitosamente una actividad laboral determinada, debe demostrar un desempeño eficiente.


Su sistemático análisis permite aseverar que su tratamiento se ha producido desde lo psicológico, lo pedagógico, lo social, lo laboral con énfasis en lo ocupacional y profesional, entre otros. Cada abordaje está sustentado en presupuestos o niveles de abstracción realizados por cada autor, lo que conlleva a un resultado conceptual diferente. Esto hace que se observe gran dificultad al realizar su estudio, donde en un intento por hacer un análisis global se pueden reconocer las expresiones tendenciales siguientes:


1. Tendencia a realizar un análisis restringido de la competencia. En esta se puede identificar las expresiones siguientes:


1.1 Ponderación de la competencia como capacidad.
Circunscribir la competencia a una capacidad es restringir su magnitud de análisis. El término capacidad, según Brito (1984) define a, “las particularidades o propiedades psicológicas de la personalidad que constituyen una condición para la realización exitosa de una actividad dada. Las capacidades son una posibilidad y el nivel de destreza o maestría en una u otra actividad, una realidad”.


Para Rubinstein (1986), son las “propiedades o cualidades del hombre que lo hacen apto para realizar con éxito algunos tipos de actividad socialmente útiles”; mientras que para Leontiev (1981), “las capacidades son propiedades del individuo cuyo conjunto condiciona el éxito en el cumplimiento de determinada actividad”.


Se resalta que la capacidad expresa el carácter de propiedad del sujeto cognoscente. Este elemento apunta a una noción de potencialidad que tiene el mismo para la ejecución de la actividad y a lo que algunos autores, desde una posición más funcionalista en la concepción de actividad cognitiva, se han referido como la “metáfora de la posesión”. (Citado por Castellanos y Miguel, 2003).


Estos autores también expresan que Rubinstein, al analizar la estructura de las capacidades mencionaba dentro de ellas dos componentes: un conjunto de operaciones, procedimientos para realizar la actividad y la calidad de los procesos mediante los cuales se regula el funcionamiento de estas operaciones. Cualquier capacidad incluye ambas cuestiones de manera orgánica, pero su núcleo está en la cualidad de los procesos que regulan esas operaciones asimiladas. Condiciona el carácter de potencialidad o condiciones del sujeto para la actividad intelectual, más que el acercarnos a una noción de un modelo de funcionamiento de la misma. (Castellanos y Miguel, 2005)


En esta dirección, se alude a que el carácter de potencialidad de las capacidades conlleva a explicar la contradicción mostrada por los sujetos en la vida real, cuando se conoce que poseen ciertas capacidades y no se corresponden con la eficiencia en la actividad que realizan en un entorno socioprofesional determinado. Las competencias, en su lugar, permiten identificar el funcionamiento eficiente de la personalidad, las que se apoyan de las capacidades pero no se restringen a ellas. Es necesaria la movilización e integración de recursos personológicos que permiten un desempeño flexible, autónomo y de calidad, a partir de las exigencias de idoneidad acordes con el momento histórico concreto que se vive.


1.2 Jerarquización de la competencia como habilidad u operacionalización.
Esta manera de definir la competencia, restringe su expresión teórica. Al valorar el término de habilidad, Álvarez (1997) considera “son las técnicas y procedimientos de la actividad cognoscitiva que son asimilados por los alumnos y que pueden utilizarse independientemente en correspondencia con los objetivos y las condiciones en los cuales actúa.”


Para Márquez (1993), las habilidades “son formaciones psicológicas mediante las cuales el sujeto manifiesta en forma concreta la dinámica de la actividad, con el objetivo de elaborar, transformar, crear objetos, resolver situaciones o problemas, actuar sobre sí mismo.”


Petrovski (1980) considera que la habilidad “significa el dominio de un sistema complejo de actividades psíquicas y prácticas necesarias convenientes de la actividad creadora de los conocimientos y los hábitos por parte del sujeto”.


Álvarez (1992) infiere que las habilidades “son acciones que el estudiante realiza al interactuar con su objeto de estudio con el fin de transformarlo, de humanizarlo”. Plantea además que la habilidad “es un sistema de acciones y operaciones dominado por el sujeto que responde a un objetivo.”


Como se aprecia, las habilidades denotan una estructuración expresada en acciones y operaciones, con cierto grado de complejidad y logicidad. En la competencia se establece una conformación compleja entre los saberes, donde la habilidad se identifica con el saber hacer, esto denota que se constituye en una parte del sistema, pero no alcanza su nivel.


La habilidad es un atributo imprescindible para ser competente, pero la competencia engloba además del saber y el hacer, recursos personológicos que posibilitan al sujeto poder integrar cualidades y valores esenciales que le permitan imprimir un significado en el desempeño mediado por los criterios de idoneidad exigidos por el contexto.


1.3 Identificación con la competitividad.
La competitividad es un proceso asociado a la mejora de las condiciones de productividad de las economías nacionales o sectoriales para su inserción en el mercado internacional. Este es un elemento que las organizaciones tienen como visión para mantener el poder entre la diversidad de empresas dedicadas a la producción o los servicios en una época caracterizada por la globalización de la economía, cuestión que tiene su implicación en la vida de la sociedad moderna.


Desde esta perspectiva se potencia, en gran medida, el conocimiento científico y la innovación tecnológica como garantía del poder para asegurar la competitividad. En consecuencia, existe como propósito esencial formar profesionales con un perfil de competencias que puedan garantizar desde su desempeño, la creación de ventajas a la organización a través de la generación o aplicación de la ciencia y la tecnología, como forma esencial de enfrentar las exigencias del mundo laboral.


Tiene una gran fuerza en la época actual y se sustenta en una filosofía pragmática y utilitarista del profesional en beneficio de los grandes consorcios y monopolios. La formación de las competencias se convierte en un medio para el enriquecimiento empresarial en desequilibrio al nivel de implicación y aporte personal, minimizando el crecimiento humano. Las competencias se identifican, esencialmente, con las exigencias y perspectivas referidas a lo laboral y ocupacional del contexto donde el sujeto trabaja.


2. Tendencia a un análisis holístico y complejo de atributos que se integran en la conformación de la competencia. En esta se pueden identificar las expresiones siguientes:


2.1 Consideración de la competencia como configuración.
Considerar la competencia como una configuración psicológica hace que se contemple la complejidad que emana de la estructura de sus componentes en el orden cognitivo, afectivo e instrumental, lo que en su integración matizan los niveles de desarrollo funcional que se alcanzan en el sujeto en su actuación.


Esto hace relevante los conocimientos, las habilidades, los hábitos que conforman la competencia en la misma medida que se integren con la motivación profesional sustentada en intereses y valores ético profesionales. Su concreción se apoya en recursos personológicos que le posibilitan al sujeto funcionar con flexibilidad, perseverancia y autonomía para un desempeño profesional sustentable.


Al constituir la competencia una configuración psicológica, se denota su construcción con carácter individual en el proceso de su formación y desarrollo, aunque esta se realiza en un marco de relaciones sociales.


2.2 Valoración de la competencia como interrelaciones complejas entre los atributos que dan un sentido y significado.
Se valora la competencia como una forma compleja que tiene su expresión en el desempeño, lo cual se perfila como una visión de mayor integración entre los elementos que se relacionan y conforman un sentido con una proyección social y profesional en el sujeto.

Los elementos, relaciones y sentidos que caracterizan la competencia de un sujeto, interactúan o se transforman, y se integran en diferentes niveles de complejidad, en dependencia de la fuerza y sentido que prevalezca de su constitución subjetiva inicial, lo que explica su transferibilidad a diversas actividades profesionales, atendiendo al sentido que tiene la misma en la actividad interactiva e intencional de los sujetos implicados. (Roca, 2006).


2.3 Comprensión de la competencia como una cualidad humana que se configura en el sujeto como síntesis dialéctica de los saberes que la conforman de forma compleja.


Cualidad se refiere a las características propias e innatas de un ser animado o inanimado. Dentro de sus significados más generales están: un carácter natural o adquirido que distingue del resto de los de su especie a personas, seres vivos u objetos o la manera de ser de alguien o algo. (Tomado de Wikipedia, 2008).


Etimológicamente, esta palabra procede del latín qualitas-atis, a través del latín vulgar qualitate. De este modo, alude a aquellos hechos que tienen la característica de ser verídicos (vera en latín), cualidad se refiere al mismo hecho de tener una determinada característica o forma de ser. (Tomado de Wikipedia, 2008).


Según el diccionario de la lengua española (2006), cualidad significa: característica natural o adquirida que tiene alguien o algo, que lo hace tal como es y que lo distingue de los demás de su serie. Característica importante, buena y útil de alguien o algo.


Su tratamiento, en función de la educación, es entendido por investigadores del Centro de Estudios “Manuel F. Gran” como la expresión del resultado de un movimiento o transformación que se ha suscitado en el proceso, que también permite caracterizar éste, pero que se constituye en una expresión más interna del mismo.


Estos criterios, sistematizados e interpretados, permiten asumir que la cualidad es la expresión sintética que da significación a las trasformaciones que se producen a través de las relaciones y movimientos entre los componentes o elementos esenciales de un proceso u objeto modelado que connotan su trascendencia.


Considerar la competencia como una cualidad humana establece su distinción personal en la formación a través de las relaciones esenciales que se producen entre los diversos saberes, los cuales son adquiridos y se erigen en su integración como una síntesis dialéctica que se connota a partir de los recursos personológicos que posee, utiliza y actualiza el sujeto.

..........................................................................


Relacionado con este enfoque se han consultado diferentes definiciones expresadas en varios documentos bibliográficos, donde se pueden citar los autores siguientes: Spencer (1993); Boyatziz (1982); Rodríguez – Trujillo (1999); Resolución Ministerial No 21 (1999); Echeverría (2005); García Sáiz (2003); Tejada (2005); Miguel, (2006); Mc Clelland, (1973); Mertens, (1996); Cejas (2000); Ovejero, (2001); Peiro, (2003); Proyecto Tuning (2004); Roca (2001); Ortiz, (2002); Castellanos y Miguel (2003); Irigoin y Vargas, (2003); Navio, (2005); Forgas (2005); Villa y Pobrete, (2007); Tobón (2008); Rychen, y Salganik, (2000); Homero (2003); Ortiz (2005); Alonso (2007); Torres (2007) y Sánchez,(2008).

..........................................................................

 

FUENTE: Revista Iberoamericana de Educación / Revista Ibero-americana de Educação
ISSN: 1681-5653 / n.º 55/4 – 15/05/11

Las competencias y su relación con el desempeño
y la idoneidad profesional

Por: RAFAEL TEJEDA DÍAZ
Universidad de Holguín “Oscar Lucero Moya”, Cuba

twitter   Por: Rafael Tejeda Díaz / rtejeda2009@yahoo.es
@EspacioOEI

RELACIONADO CON ESTE ARTÍCULO

WEB
http://www.rieoei.org/rie_contenedor.php?numero=3478&titulo=Las%20competencias%20y%20su%20relaci%C3%
TWITTER
@EspacioOEI
ETIQUETAS
#Competencia     # Desempeño     # Idoneidad profesional    

¿Disfrutaste el artículo?
¡Danos tu opinión!

This Is CAPTCHA Image

BUSCADOR

Encuesta

¿Cuál de estas palabras crees que define mejor el ejercicio docente?

  • Hermoso
  • Demandante
  • Ingrato
  • Necesario
  • Enriquecedor
  • El ejercicio docente es... (¡escríbenos!)
 
Ver resultados
Propón tu Encuesta
Santillana en Globovisión Tecnología, con Dereck Blanco y Fundación Telefónica

Noticias Globovisión Tecnología es un programa de producción nacional, para todo ... Dinos tu opinión

Ver más artículos
CONTACTO VENTAS
¡Santillana siempre te acompaña!
PositivoPositivoPositivoPositivoNegativo 15 Reviews de los usuarios

Nuestro equipo de asesores y asesoras cuenta con el perfil profesional que le garantiza una adecuada atención y acompañamiento e"... Dinos tu opinión

Visita el catálogo
Conexos
Footer Footer
® Santillana Venezuela. Todos los derechos reservados. Rif. J-00105613-0. Desarrollado por: Antipasto Estudio
Mejor visualización con Internet Explorer 7.0 o superior, Firefox, Chrome o Safari